¿Qué es la naturopatía?

La naturopatía es la práctica terapéutica que usa medios naturales para ayudar al organismo a encontrar su propio equilibrio.

El objetivo principal del naturópata es llegar a la raíz del problema y lo consigue haciendo partícipe al enfermo de tomar las riendas hacia su curación.

El ser humano depende del aire, la tierra, el agua y el sol para existir. Son estos 4 elementos los que nos aportan la energía para vivir, y nuestro alejamiento respecto a ellos nos destruye poco a poco hasta enfermarnos.

El enfoque naturista es holístico, global e integrador.

Todo se relaciona y se sitúa lejos del pensamiento fragmentado regido en nuestra cultura occidental, el cual nos ha llevado a percibir el universo como una dispersión de objetos y fenómenos no relacionados. Esto quiere decir que trabajamos teniendo en cuenta el cuerpo, la mente, las emociones... lo que no significa que esté en contra de la medicina convencional, al contrario, creo que se puede trabajar de manera conjunta, pues ambas medicinas son totalmente compatibles.

El ser humano posee un médico interior y es capaz de curarse así mismo, pero el éxito dependerá de la capacidad de equilibrio que posea, según las creencias, la fortaleza interior y las circunstancias del universo exterior. Así pues, podemos hablar de una energía o fuerza vital, que todos los seres poseemos pero que cada uno la administra y la aplica de distinto modo.

La enfermedad

La enfermedad es la respuesta que da nuestro organismo (a través de los síntomas) al desajuste o discordancia entre nuestro modo de vida y la meta que queremos alcanzar, por lo tanto una señal entre la parte física y palpable (que seria nuestro cuerpo) y la mental e ideológica (que seria el objetivo que queremos alcanzar). Estas señales que nos ofrece de manera natural nuestro cuerpo nos ayudan a comprender la causa del problema de lo que llamamos enfermedad y gracias a esto podemos ayudar a poner solución a la patología (el poder de curación). 

Este modo de comprender la medicina naturista nos hace ver el organismo como algo complejo y sencillo a la vez por su capacidad de creación y curación de la enfermedad. Es por eso que desde el punto de vista de la naturopatía se incide en tratar al enfermo y no la enfermedad, para adaptarnos a las necesidades de cada ser, que a la vez es único e irrepetible.

Principios del criterio naturista

1. Visión holística del ser humano: La capacidad integradora de la naturopatía trata de ver el cuerpo como una sola unidad (cuerpo-mente-espíritu). Se trata de reforzar la energía vital cuando exista un desequilibrio.

2. Vis Medicatrix Naturae: El poder de curación de la naturaleza es el eje central. Todos tenemos un medico interior y es esencial para la auto curación.

3. Recursos terapéuticos respetuosos con la naturaleza: hay que actuar en el sentido de la naturaleza, sin omitir síntomas. Activar los mecanismos defensivos y favorecer las funciones básicas de nuestro organismo.

4. Tratar las causas de la enfermedad: Ir al origen del problema.

5. No perjudicar al paciente: usar métodos no violentos y adecuados al metabolismo humano. Siendo estos sencillos y disponibles.

6. Individualización del tratamiento: nos adaptaremos a las necesidades de cada persona porque cada uno es único. Tratar el enfermo no la enfermedad.

7. Mejor prevenir que curar: evitar, moderar, modificar hábitos para favorecer al paciente.

8. Educación para la salud: orientar hacia hábitos sanos de vida. Por ejemplo, la relajación, la higiene, ejercicio.

Las principales técnicas con las que se trabaja en naturopatía

Nutrición natural, fitoterapia, oligoterapia, flores de bach

Se basa en utilizar productos vegetales y minerales en todas sus formas como la alimentación o las plantas, pero también podríamos incluir otras prácticas suaves, no agresivas ni invasivas (y no por ello menos eficaces que otras). Aquí entrarían: quiropráctica, osteopatía, reflexología, kinesiología, MTC, geoterapia, hidroterapia, terapias físicas y mentales donde se trabaja cuerpo mente como el yoga, pilates, chi kung… ¡entre otras tantas!

Personalmente, lo que más me apasiona es la rama herbo-dietética (alimentación, fitoterapia y terapia ortomolecular) y la parte física corporal y mental (movimiento, danza y Pilates) que es lo que me ha acompañado toda mi vida. La experiencia a veces vale más que tener un título.